“el buen empleo de las comas nos permite, entre otras cosas, lograr una adecuada entonación de cualquier frase, así como a conseguir la claridad en el mensaje que queremos transmitir”[1]

Tan grande es la importancia de las comas, que omitirlas o cambiar su ubicación, altera el sentido de lo que se quiere decir. Los siguientes ejemplos lo demuestran:

  • Ella toca el órgano y él la viola / Ella toca el órgano y él, la viola.
  • Ustedes traen la comida y yo trago / Ustedes traen la comida y yo, trago.
  • Por ladrón adolescente, fue linchado / Por ladrón, adolescente fue linchado.
  •  Prohibido fumar gas inflamable / Prohibido fumar, gas inflamable.
  • Me dijo que no me iré a Canarias en verano / Me dijo que no, me iré a Canarias en verano.

 


[1] E L  AR T E  DE  P ONE R  L AS  COMAS. Breve monografía acerca de este meritorio signo de puntuación

Anuncios